Lo que debes revisar en tu coche antes de un viaje largo

19 visitas
entrada por anónimo Jul 26 en Tecnologia
editado por admin hace 4 días

Una somera revisión de tu vehículo puede evitarte sorpresas indeseadas en cualquier situación. Rellenar los consumibles, revisar la presión de las ruedas o la posición de las luces está en tu mano para conservar tu vehículo en buen estado. 

Si no deseas que nada (al menos nada relacionado con tu coche) te amargue las vacaciones, es importante que hagas una puesta a punto antes de salir de viaje. Repasamos los 10 puntos que debes revisar:

1. Nivel de aceite. Es fundamental constatar la cantidad y calidad del lubricante tras los rigores del invierno, por el hecho de que con las heladas el circuito se ha contraído numerosas veces y al circular en tráfico lento el vehículo consume más aceite de lo normal.

Como puedes mirar en la fotografía, los fabricantes nos lo ponen simple al señalar con dos rayas o puntos los niveles máximo y mínimo. Esta medición se debe hacer siempre y en todo momento con el motor en frío. De lo contrario, continuamente parece que hay demasiado aceite en el circuito.

2. Anticongelante. El nivel de anticongelante también es fundamental, le queden o no le queden heladas por aguantar al vehículo. No hace falta quitar el tapón, por el hecho de que el vaso de expansión tiene un nivel indicador que suele ser translúcido. Si sospechas que puede haber una fuga, lo mejor es adquirir un líquido fluorescente de color amarillo. Resalta muchísimo en el suelo si está cayendo por algún lugar.

3. Limpiaparabrisas. El líquido más fundamental de los contenidos en el vehículo es el que hay también en el depósito de los limpias. Imagínate que, de repente, un camión echa multitud de barro de un charco sobre el parabrisas. Durante la puesta a punto, presta atención también al estado de las escobillas. Tras las heladas del invierno también es esencial con el fin de que el sistema funcione como debe.

4. Luces. si algún conductor te ha dado las largas sin saber por qué, quizás sea por el hecho de que están mal reguladas. Esta es una operación precisa cada cierto tiempo y con el regloscopio y un destornillador corregirás cualquier defecto en unos segundos. No olvides la puesta a punto del sistema de luces. Tu serguridad en la vía depende de ello.

5. Líquido de frenos. Es suficiente con pisar a fondo el pedal de freno y mirar si baja el nivel del vaso de expansión. Así se verifica que el sistema conserva su presión óptima.

6. Neumáticos. Debes verificar tanto su estado como el nivelado. Para valorar el grado de desgaste de las cubiertas suelen llevar indicadores en la banda de rodadura, si están a ras del testigo es el momento de cambiarlos, lo mismo que si este es inferior a 3 mm (puedes usar una moneda de euro, si se ve la parte plateada, hay que poner unos nuevos).

También debes revisar que los neumáticos no tengan cortes, abolladuras, perforaciones, ni un desgaste irregular. Si las cuatro 'gomas' no están bien equilibaradas, notarás ruidos, botes y que el volante vibra a velocidad media-alta.

Recuerda, por último, confirmar que la presión es conveniente a lo que marca el fabricante. En el pilar B del vehículo -al lado de asiento del conductor- suelen estar indicadas las presiones ideales conforme la carga del vehículo. Esta operación también se hace en frío.

6. Batería. Si miras que sale líquido de la batería, debes cambiarla y revisar el alternador. Además, debes procurar mantener limpios los bornes y descartar la batería si alguno presenta un aspecto extraño (oxidado, rugoso...). Este punto es importante sobre todo si al viajar en avión dejas tu coche en un parking durante los días que vayas a estar fuera.

7. Suspensión, encendido e inyección. Los chirridos, ruidos y el chirrido de las piezas, así como el balanceo de la carrocería en las curvas (cuando afirmamos que parece un barco), son síntomas del mal estado de la suspensión. Si el vehículo tarda en arrancar, el inconveniente puede estar en el encendido o la inyección.

8. Manguitos y abrazaderas. Si tienen grietas o sirven de escape para los líquidos es el momento de cambiarlos.

9. Bujías, cables y filtros. El fabricante señala los plazos de revisión de los cables y los filtros. Respecto a las bujías, ten en cuenta que si están sucias pueden ocasionar dilemas en el arranque y elevar el consumo de combustible.

10. Elementos auxiliares. Verifica que llevas todo lo obligatorio y que está en estupendo estado: rueda de repuesta (mira la presión y el dibujo de la misma manera que lo has hecho en las demás cuatro), chaleco reflectante, gato, llave y triángulos de emergencia.